Un bombardeo destruyó en Ucrania el Club 8-bit, un histórico museo informático

0
0

El sitio se derrumbó durante el ataque a Mariúpol. Albergaba más de 500 piezas legendarias de la informática, con numerosos dispositivos de la era soviética.

Un bombardeo destruyó en Ucrania el Club 8-bit, un histórico museo informáticoVisitantes describieron al Club 8-Bit como una de las colecciones más grandes de computadoras de la era soviética.

Uno de los mayores museos informáticos de Ucrania, el Club 8-Bit, fue destruido durante un bombardeo ruso en Mariúpol, una ciudad portuaria al este de aquel país. El dueño del establecimiento dijo que solamente quedaron unos pocos recuerdos de las piezas que coleccionó durante los últimos 15 años.

Mariúpol fue el escenario de los mayores y más encarnizados combates en el marco de la invasión en Ucrania ordenada por el presidente ruso Vladimir Putin.

Club 8-Bit en Ucrania: ¿qué “gemas” de la informática fueron destruidas?

“El museo de informática de Mariúpol ya no existe”, dijo Dmitry Cherepanov en Facebook, dando cuenta del bombardeo que destruyo el Club 8-Bit. “Todo lo que queda de la colección son fragmentos, recuerdos en redes sociales, el sitio web y la estación de radio”, comentó.

Aquel fue un proyecto de gestión privada que tenía en exhibición más de 500 piezas de la historia de la informática incluyendo computadoras de la era soviética que son difíciles de encontrar en otros sitios. Reporteros del sitio Gizmodo visitaron el Club 8-Bit ucraniano en 2018 y dijeron que contenía una de las “colecciones más grandes y geniales” de este tipo de dispositivos.

Además de computadoras, el museo albergaba placas, componentes, teclados, medios de almacenamiento, consolas y otros equipos retro, algunos de ellos fabricados en la década de 1950. El museo abrió sus puertas en el año 2003.

“La destrucción del museo es aún más lamentable por el hecho de que documentó una historia compartida entre los pueblos de Ucrania y Rusia”, nota el sitio Engadget.

Además de la demolición de su museo durante los bombardeos en Mariúpol, Cherepanov perdió su hogar. “No está ni mi museo ni mi casa. Y duele, pero definitivamente sobreviviré y encontraré un nuevo lugar”, dijo Cherepanov. Cuando se le preguntó acerca de las posibilidades de que algunas piezas del museo hayan sobrevivido al bombardeo, comentó en declaraciones a PCMag: “Hay esperanza, pero muy poca (…) Mariúpol arde hasta los cimientos”.

El hombre que hasta hace poco gestionó el museo informático es uno de las cerca de 10 millones de personas que se vieron forzosamente desplazadas, lo que convierte a la presente guerra en la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.

Déjanos tu comentario